De cómo buscar (y encontrar) el trabajo de tu vida.

Posted on 6 septiembre 2010

0


La crisis nos trae tiempos de cambio. Nuevas oportunidades que hay que saber aprovechar. Porque las estadísticas nos cuentan que alrededor del 15% de los trabajadores cambian de empleo cada año. A eso, añadamos los recién licenciados y los desempleados, y nos encontraremos con una ingente cantidad de personas que aspiran a conseguir un nuevo trabajo. Septiembre, el mes de los cambios, puede ser el comienzo de una nueva aventura. Y aquí os traemos algunos consejos que pueden resultar útiles.

Artículo originalmente publicado en ZUM! Guía de Ocio. Septiembre de 2010.

Y ANTES DE METERNOS EN HARINA… Un par de aclaraciones.

Desafortunadamente, no tenemos la receta del éxito. Y en este mundo cambiante, lo que funcionó hace un par de meses puede que ya no sea útil. Pero no nos desanimemos tan pronto… Las herramientas que tenemos a nuestro alcance para conseguir el empleo soñado son hoy más abundantes que nunca y mejoran la visibilidad de nuestro perfil profesional, haciéndolo accesible a nuestros posibles empleadores.
Así que ¡no te duermas! Tómate un tiempo prudencial para afilar tus armas, y salta al campo de batalla lo mejor preparado posible. La situación del mercado laboral nos exige ser cada vez más creativos e incisivos para poder diferenciarnos de nuestros adversarios.
Por último, un dato tan esclarecedor como demoledor y que a nadie va a sorprender: entre el 50 y el 80% de los empleos se consiguen gracias a los contactos. Así que es imprescindible el saber crear una red profesional en la que puedas mostrar tu perfil, acercarte a los reclutadores, darte a conocer a los empleadores, escuchar, aprender, encontrar colaboradores o incluso inversores.

TU TARJETA DE PRESENTACIÓN. Ideas para elaborar un curriculum atractivo.

Si tu CV es la puerta de entrada al mercado laboral, es imprescindible que a través de su lectura se proyecte nuestra mejor imagen. Poco a poco la estructura anquilosada de “datos personales – formación académica – experiencia profesional” va perdiendo interés en los Departamentos de Selección.
En la medida de los posible, tenemos que adaptar nuestro curriculum a las características de la oferta a la que postulamos. Debemos identificar las competencias requeridas en la oferta y hacerlas visibles en nuestro CV. En definitiva, al empleador le interesa qué vas a aportar a su empresa, y toda experiencia ajena a las competencias del puesto no le interesa. Trataremos de cambiar la mentalidad de “Lo que he hecho  hasta ahora” por “Lo que vamos a hacer juntos”.
No tengas miedo de ser atrevido en tu curriculum. Sin estridencias, es una buena manera de diferenciarse. Utiliza el color, encabeza la presentación con un pequeño texto que te defina, remarca tus logros profesionales y relaciónalos con las características del puesto… Prepara un documento de no más de 2 hojas y ten lista una versión en pdf para su envío por email. El pdf es un formato universal y seguro (no se puede modificar tan fácilmente como un archivo de word) y con él te aseguras que tu CV se ve tal y como tu quieres.

Aquí tienes una suculenta selección de curriculas muy creativos, sobre todo orientados al diseño gráfico. (vía @Yoriento)

LAS FUENTES DE RECLUTAMIENTO. ¿Dónde narices dejo mi curriculum?

El sentido común nos guiará a través de las distintas fuentes de reclutamiento: anuncios en prensa y portales web de empleo son actualmente los recursos más utilizados para publicar ofertas de empleo (las redes sociales las dejamos para más adelante).
Las situaciones desesperadas nos llevan a tomar medidas desesperadas… Pero, paremos un momento y reflexionemos: postulemos solo a ofertas que se ajusten a nuestro perfil. Por dos razones: nos evitará el agobio de sabernos en multitud de ofertas de las que no vamos a obtener respuesta, y nos evitará dar mala imagen optando a puestos para los que no estamos cualificados.
Tenemos multitud de portales de empleo en los que dejar nuestro CV. Infojobs, Monster, Page Personnel, Infoempleo… No está demás perder un instante y analizar que perfil de ofertas encontramos en cada sitio e introducir nuestro CV solo en los sitios en los que más puestos afines encontremos.
Uno de los portales más atractivos que nos podemos encontrar, sobre todo si nuestro perfil es tecnológico es Jobsket (www.jobsket.es). En él valoran nuestro CV (¡económicamente!) y nos ayudan a promocionarlo en las distintas redes sociales para que su visibilidad sea máxima. Jobsket es buena prueba de los nuevos modos de gestión de Recursos Humanos.

¡ME SUDAN LAS MANOS! La entrevista de trabajo.

Si hemos pasado el filtro del CV (y el de los tests psicotécnicos, en los que poco podemos ayudar),  es imprescindible preparar la entrevista personal. Si tenemos acceso a la empresa es recomendable echarle un ojo a su situación actual, sondear su sector y su mercado, conocer un poquito su cultura… Todo ello  nos dará buena imagen y puede sacarnos de un apuro en momentos incómodos de la entrevista.
Tu cuerpo habla tanto de ti como tu boca. Debemos saber proyectar una buena imagen de nosotros mismos, tanto en el vestuario como en la postura. Dos ejemplos sencillos: jamás crucemos las piernas en “posición de 4” ya que le mostramos al entrevistador la suela (sucia) de nuestro zapato; mejor cruzar una pierna sobre la otra. Y jamás invadir el espacio del entrevistador colocando, por ejemplo, los codos encima de la mesa. Genera una tensión incómoda que no nos favorece en absoluto.
Y sobre todo, durante la entrevista… ¡Habla! Derrumbemos los mitos del informático absorto y taciturno o del comercial encantador de serpientes. Ninguna respuesta es incorrecta en una entrevista, así que no tengas miedo a expresarte. Los técnicos de selección evalúan no tanto tus competencias profesionales (de las que pueden no tener ni idea) sino tu modo de desenvolverte y si éste encaja con el perfil del puesto. La fluidez verbal, la expresividad, el aplomo o la seguridad serán tenidas en cuenta en esta fase del proceso. Y si el proceso está bien diseñado, ya habrá tiempo para discutir aspectos técnicos con quien tenga competencias para evaluarlos. Mientras tanto, sé tu mismo… pero practica, practica y practica.

MUCHO MÁS ALLÁ DE FACEBOOK. Tu perfil y las redes sociales.

Y por fin llegamos a la pregunta más candente del momento: ¿Puedo encontrar trabajo en Twitter? ¿Sirve tener mi perfil actualizado en Linkedin? La respuesta es sí, y cada vez más si sabemos gestionar los contactos. El concepto estrella en la búsqueda activa de empleo a través de internet es el Networking: cultivar una amplia red de contactos profesionales en la podamos encontrar empresas y trabajadores de nuestro sector, empleadores o especialistas en Recursos Humanos, y en la que nuestras motivaciones sean aprender, discutir y aportar nuestra opinión y experiencia. Con ello logramos visibilidad y, con los plazos adecuados, podemos acceder a ofertas de empleo.
Ya han nacido Redes Sociales de perfil profesional entre las que destacan Linkedin (www.linkedin.com) o Xing (www.xing.com), quines cuentan con potentes herramientas de relación entre usuarios y filtros para acceder a los canales de contratación adecuados. Además se indexan con las Redes tradicionales (Facebook y Twitter fundamentalmente), por lo que puedes gestionar  en un solo paso cantidades ingentes de información relacionadas con tu sector, tu nivel académico o tu experiencia.
Pertenecer a una comunidad en la que compartes todos esos valores y en la que participas activamente favorece la aparición de nuevas oportunidades laborales, además de servirte como fuente de formación e información permanente y actualizada. Webs como Talento IT (www.talentoit.com) o Yoriento (http://yoriento.com) pueden servir como un buen punto de partida para afrontar la tarea de un procesos de selección. Y a partir de ahí, todo depende de ti.

Anuncios