VIDEOJUEGOS. Guía práctica. Entretenimiento a golpe de BIT.

Posted on 8 diciembre 2009

0


Se han convertido en la mayor industria del entretenimiento de nuestros días, y factura tanto como el cine y la música juntos. Los videojuegos son el referente de nuestra generación, y se han sacudido el sambenito de ocio friki para adolescentes. La próxima exposición “La Vida es juego”, conisariada por Undo Estudio y que tendrá lugar en el Centro de Historia nos sirve de excusa para elaborar este manual de instrucciones para curiosos y futuros jugones.

Artículo originalmente publicado en ZUM! Guía de Ocio. Diciembre de 2009.

ANTECEDENTES. ¿Y si le doy a este botón?

Aunque parezca mentira, la historia de los videojuegos tiene ya varias décadas. ¿Y cómo no me había enterado hasta ahora? Pues porque durante muchos años, se consideraron un entretenimiento de segunda clase, condenados a vagar oscuras habitaciones de adolescentes hormonados y asociales que perdían el tiempo dándole al… mando durante horas.

Antes incluso de esta época oscura, llena de plataformas y fantasía, , ya en los últimos 60 y en los 70, el videojuego sirvió como banco de pruebas de la industria informática. No fue fácil sumir al jugador en una experiencia placentera, ya que no existían ni hardware (los procesadores, las gráficas), ni el interfaz necesario (pads, joysticks, mandos…). Todo este camino fue recorrido por empresas que adaptaron su línea de negocio a este floreciente campo: Atari, Sega, Taito; después Sony y Nintendo, entre otras muchas, pusieron su empeño en desarrollar dispositivos de juego. De su esfuerzo nacieron Pong, Tres en Raya, Space Invaders

COSAS DE NIÑOS… ¿Dónde he jugado yo a esto antes?

Ya entrados en los años 80, los videojuegos comenzaron a hacerse cotidianos. Mientras las grandes empresas hacían verdaderos esfuerzos para introducir en las casas sistemas de juego (las míticas primeras consolas como la VCS de Atari, o la NES de Nintendo), se nos empezó a educar en la cultura del ocio digital a través de otros dos canales, mucho más accesibles: las máquinas recreativas y los ordenadores personales.

¿Quién no recuerda jugar al Pang en los salones recreativos, o echar moneda tras moneda para seguir combatiendo al Street Fighter? Bares y cafeterías contaban con el reclamo de las máquinas, y en los salones encontrábamos rudimentarios simuladores de vuelo, coches de carreras o pistolas de precisión que fascinaban a niños y grandes. Las soluciones de jugabilidad habían mejorado (la palanca de dirección en mano izquierda y botones de acción para la derecha), los gráficos se refinaban gracias a potentes procesadores, y las historias se hacían más interesantes.

Y si era una buena historia lo que buscabas, nada mejor que recurrir al computador que te habían traído los Reyes Magos para que estudiaras. Los primeros Spectrum, Amstrad, Commodore, Amiga… sirvieron para zambullirnos en un mundo de acción y fantasía a 4 colores. Surgieron las aventuras gráficas, los juegos de rol. Millones de niños de los 80 nos adaptamos a las nuevas tecnologías matando monstruos, buscando tesoros y queriendo convertirnos en piratas.

LLEGA LA DICOTOMÍA. ¿Consola o PC?

Una vez inoculado el virus del videojuego, se nos presentan dos opciones de disfrute: la consola o el pc. Con el avance espectacular de la tecnología, a priori cualquier opción es buena, y casi todos los juegos salen en formato de multiplataforma, esto es, adaptados a casi cualquier dispositivo.

Con el surgimiento de internet, a mediados de los años 90, se impulsó el juego cooperativo a través de la red,  pudiéndose conectar varios jugadores a un mismo juego, y solucionarlo juntos. Como el ancho de banda disponible no daba mucho de sí, proliferaron los cibercafés, donde se aprovechaba la red local del establecimiento (varios ordenadores conectados entre sí en la sala) para jugar con los amigos. Salas oscuras que servían de cuartel general de legiones romanas, ordas de locust o caballeros mediavales.

A medida que las consolas aumentaron su potencia fueron ganando adeptos. Son dispositivos diseñados específicamente para el juego, y los desarrolladores prueban sus lanzamientos en cada uno de los dispositivos para que de verdad funcionen, a diferencia de los ordenadores, cuya composición varía y puede hacer que no tenga los requisitos mínimos para hacer funcionar el juego. Por otro lado, el ordenador puede sacar el máximo rendimiento del juego con los elementos adecuados (procesador, gráfica, sonido…) dando lugar a una experiencia espectacular.

TIPOLOGÍA. Y tú, ¿A qué quieres jugar?

Hay tantos juegos como personas, sólo hace falta decidirte por el que más te guste.

Los hay quienes prefieren la acción, pegar tiros, viajar a lugares remotos, dominar el mundo… los Shooters son un clásico, apuntar y disparar, y matar a cuantos más malos, mejor. Los hay en tercera persona (ves al personaje que controlas de cuerpo entero, como el Assassin’s Creed) o en primera persona (donde solo ves el arma que portas, como la saga Call of Duty). Los hay históricos, bélicos, de miedo (survival horror como Residen Evil), futuristas y apocalípticos como Gears of War…

En los juegos de simulación y deportivos, prima el realismo por encima de todo, acercar al jugar lo más posible a vivir una experiencia verdadera a los mandos de un Fórmula 1, o disfrutar del ambiente de una partido de la NBA. Involucrarte en el proceso de formación de tu personaje, tomar las decisiones adecuadas o llevarle al éxito son algunas de las miles de posibilidades que el juego te ofrece.

La fantasía sigue siendo la reina de los juegos. Desde los mundos imaginarios y las tierras medias hasta las grandes metrópolis presentes y futuras, todos son inmensos escenarios con los que el jugador interactúa, dejando de lado el desarrollo lineal y dándonos libertad para movernos por donde quedamos. El concepto de sandbox (caja de arena) inaugurado por la saga Grand Theft Auto revolucionó la concepción de los juegos, acercándolos a la vida real.

NUEVAS EXPERIENCIAS DE JUEGO. Y ahora, ¿Con quién quieres jugar?

Las consolas de última generación dominan hoy en día el mercado del ocio mundial. No son solo máquinas para jugar, sino que se han convertido en estaciones multimedia que acercan al usuario a la red, lo comunican con millones de personas y lo socializan con su entorno.

Dependiendo de tus inquietudes, tienes una consola que encaja contigo. Si tu vocación es social, te gusta jugar con los amigos, moverte e interactuar con tu cuerpo, Wii de Nintendo es tu elección. Wii ha supuesto una revolución en el modo de entender el videojuego, y a través de su interfaz, sus juegos y sus gadgets, ha conseguido algo hasta ahora impensable, que es ampliar el margen de edad de los jugadores, atrayendo a un público maduro (y con poder adquisitivo), e incluir a las chicas como potenciales jugadoras, algo impensable (salvo excepciones, claro) hace apenas cinco años.

Si lo que quieres es disfrutar a máximo de los juegos, de sus gráficos en alta definición y su sonido envolvente, y además jugar en línea a través de Internet con millones de jugadores de todo el mundo, XBOX 360 y PS3 están hechas para ti. Su potencia nada tiene que envidiar a los mejores pc’s, y sus catálogos de juegos son impresionantes. Jugar online destierra los mitos del jugador retraído y onanista porque las posibilidades de interacción son ilimitadas con ligas, torneos, campañas o cooperativos. El ocio del siglo XXI llama con fuerza a nuestra puerta, y ha llegado para quedarse.

Anuncios
Posted in: Cultura, Tecnología, ZUM!