De paseo por la Blogosfera

Posted on 12 noviembre 2009

0


Cada vez pasamos más tiempo en la red. Internet se coloca como la primera opción de ocio y fuente de información  para cada vez más y más personas. Y cada vez pasamos más tiempo visitando blogs: millones de páginas personales que se agrupan, se etiquetan, se actualizan, se comentan y se enlazan hasta dar lugar a un ser vivo y cambiante: La Blogosfera. ¿Por qué esta fiebre por los bogs? ¿Qué ingredientes tiene un blog de éxito?. Demos un paseo subjetivo por algunos de los blogs más interesantes de la actualidad.

¿Hubo vida antes del blog? Tribulaciones de la web 2.0

Para el internauta de a pie, los comienzos en la Web fueron torpes y estáticos: las páginas Web eran meros contenedores de información, y ésta fluía en una sola dirección, la que va de la pantalla a los ojos. Sin posibilidad de rebatir, matizar o añadir comentario alguno hasta que surge una nueva forma de entender Internet: la Web 2.0. Su fundamento es fácil: dirigir la mirada al usuario final (al internauta) y facilitarle la interacción con la Web y con el resto de usuarios.

Así, surgen aplicaciones que permiten crear, añadir, o modificar contenidos, expresar opiniones, publicar ideas o conocimientos. El cambio en la concepción de la Web ha sido universal: la Web es la plataforma y la información es el motor. Gracias a las herramientas que se han puesto a nuestro alcance, hacemos de nuestra navegación una experiencia plena, resulta más fácil acceder a la información que deseamos y sobre todo poner a disposición de los demás nuestra información y opiniones..

Utilidades como Youtube, Flickr, Facebook, Myspace, Orkut, Last.fm, Wikipedia, foros, virb, weblogs, Messenger, wikis, podcasts… son  claros ejemplos de Web 2.0.

¿Qué es un Blog? Tipología, casos y usos.

Como hemos visto hasta ahora, el usuario de Internet sin apenas conocimientos informáticos era un mero receptor de información. Con la llegada de la web 2.0, el usuario se convierte en una fuente de información en sí misma, y pone esa información a disposición de todo el mundo. Según la Wikipedia, un blog es un sitio web al que un autor sube contenidos periódicamente, textos elaborados por él o recopilados por otros, y donde el autor se reserva la posibilidad de dejar de publicar cuando lo considere pertinente.

Es una definición tan amplia que en un blog cabe casi cualquier cosa. Así que, entre nosotros, hagamos una clasificación “de andar por casa” de los blogs, atiendiendo a sus contenidos:

El blog personal. Podríamos decir que el blog personal ha sustituido al diario escrito. Es ese epacio íntimo en el que se vierten experiencias personales, sucedidos, se recopilan textos de otros blogs, retazos de poemas, fotos de las últimas juergas, los anhelos adolescentes o los odios más maduros… En fin, un cajón desastre que muestra, con muy poco pudor, la personalidad del autor. Generalmente estos blogs se escriben bajo pseudónimo, y bajo este anonimato circulan millones de bitácoras en la red, a las que sólo llegan los amigotes del autor para dejar pobres comentarios. Puro onanismo cibernético.

El blog de información. Un gran poder conlleva una gran responsabilidad y el blog, bien utilizado, supone una herramienta de difusión potentísima. Personas con amplios conocimientos sobre un tema los ponen a disposición de todo el mundo gratis, y generan auténticas corrientes de conocimiento. A través de la red de blogs se puede conseguir casi cualquier dato, casi cualquier teoría y casi cualquier demostración. Novedades empresariales, tecnológicas o docentes pueblan los blogs, así como actualidad, deportes, arte, sucesos.

El blog de opinión. Una persona que, gracias a su trabajo y sus logros, consigue que sus ideas y opiniones tengan peso para un determinado número de personas, y se decide a plasmarlas en la red. A modo de columna de opinión de un periódico, personajes relevantes de la vida social trasladan sus pensamientos a internet. Puede haber blogs de actualidad política y social, pero también blogs de crítica artística, musical, cinematográfica… blogs con tintes políticos, morales, sociales, artísticos… También puede ocurrir que el éxito de las opiniones vertidas en un blog convierta a su autor en una figura mediática, y el salto sea al revés: de la vida en la blogosfera a la vida social gracias a un blog.

¿Y para qué sirve un Blog? Medir la importancia de un blog.

Un blog es principalmente una herramienta de comunicación: alguien tiene algo que decir, lo plasma en Internet y espera que la gente lo vea y lo comente. A través de esta premisa podemos determinar las variables que influyen en la popularidad de un blog:

Las suscripciones. Cualquiera puede apuntarse al blog que le guste, y recibir una notificación cuando el autor del blog haya actualizado sus contenidos, sin la necesidad de andar visitándolo continuamente. Esto es tan fácil gracias al sistema de Feeds  RSS, a través del cuál se avisa al suscriptor de las actualizaciones en sus bitácoras favoritas, y a los lectores de RSS, que gestionan estas suscripciones y muestran a tiempo real qué sitios han incorporado nueva información. Imaginad a un usuario que visita habitualmente una veintena de blogs. El tiempo que ha de invertir en buscar nuevos contenidos en cada uno de ellos se reduce muchísimo si se suscribe a todos ellos y busca las actualizaciones a través de un lector de RSS, sin necesidad de entrar uno a uno en todos esos blogs.

Los enlaces. Los blogs tejen entre sí una tupida red de contenidos, y a menudo sucede que a través de los enlaces que en cada blog se colocan el usuario salta de una bitácora a otra buscando nueva información. Así, casi sin quererlo, los blogs se van agrupando según su temática, sus filias y sus fobias. Se abren encendidos debates que van de un blog a otro, y una noticia descubierta en un blog puede ser colocada casi inmediatamente en cientos, miles de btiácoras.

Los enlaces entre blogs son algo similar a citar a un blog dentro de otro, y es una medida crucial para saber la importancia del blog. El posicionamiento en Internet funciona así: cuantas más personas crean que tus contenidos son importantes, y los referencien en sus propias páginas, más importante es tu sitio. Es casi más importante que el número de visitas al sitio, aunque posicionamiento y visitas van relacionadas, claro. Tanto es así, que se han creado portales donde los usuarios suben noticias que han visto en otros blogs y las someten a votación para ver su importancia, y s generan rankings a tiempo real de las noticias más importantes, divertidas o tristes de las que circulan por la red.

Los comentarios. No hay nada que dé más sal que los comentarios de un blog: usuarios, habituales o no, dejan sus impresiones acerca del contenido subido por el dueño del blog. Dejando de lado los comentarios de los amiguetes, o las fobias personales, a través de los comentarios asistimos a verdaderos foros donde se asiente o se rebate lo expuesto en cada entrada. Se completa la información, se añaden enlaces esclarecedores, se censura, se insulta, se halaga… Un blog con verdadero éxito puede suscitar cadenas de cientos de comentarios; unas veces centran la conversación, y otras (las más) se dispersan hasta cambiar totalmente el tema de la discusión. En los comentarios de un blog  habitan personajes apasionantes como “Los Habituales”, que a todo dicen que sí, aduladores del autor;  “Los Trolls”, gente que no comparte los contenidos del sitio y  que entran con opiniones incendiarias para reventar los comentarios; o los advenedizos que sólo pasan por los comentarios para dejar un comentario estúpido y hacerse publicidad de su blog. En fin, una fauna que anima cada una de las entradas del blog.

Artículo Originalmente publicado en ZUM! Guía de Ocio. Febrero de 2008.

Anuncios