Música y Electrónica. Condenados a entenderse.

Posted on 12 noviembre 2009

0


kraftwerkEl lenguaje musical contemporáneo, lo que hasta entonces era conocido como Música Clásica,  se sirvió de la electrónica para trazar su propio camino a lo largo del siglo XX, dando lugar a multitud de estilos  y propuestas que han caminado paralelos a la música popular, y que ha menudo han conseguido  mezclas y colisiones que se han convertido en  hitos de nuestra propia cultura.

LOS ORÍGENES.

leon_thereminEn los primeros instantes del Siglo XX, un poquito antes incluso, surgen los primeros instrumentos que utilizando primero la electricidad (Clavicémbalo Eléctrico, Pianos Electromagnéticos, Arco Cantante…) y después la electrónica, consiguen fijar la atención en este nuevo modo de creación musical, y poco a poco se va creando una escena creativa e investigadora, que da lugar a instrumentos como el Telearmonio, creado por Thaddeus Calli: un armatoste de varias toneladas y de tamaño de un camión, que transmitía su sonido a través del hilo musical, consiguiendo así cierta popularidad. El otro gran instrumento de la época fue el Theremin, ese instrumento casi mágico formado por una caja y dos antenas, que se genera sonidos acercando y alejando las manos, sin tocarlo. Ingeniado en 1919 por León Thérémin, ha sobrevivdo al paso del tiempo y ha sido protagonista de infinidad de composiciones o bandas sonoras de películas, sobre todo de terror y ciencia ficción en los años cincuenta y sesenta.

Bajo la investigación científica se observaba una clara intención de encontrar nuevos lenguajes musicales. Se trazó un camino que ha sido recorrido por una multitud de compositores durante todo el siglo XX, formándose  corrientes de experimentación musical y  nuevos estilos. Además de lo que podría considerarse Música Clásica, surgen estilos que dan cobijo a la experimentaciónelectrónica: La Música Concreta, el Ambient, concepciones más minimalistas, la New Age, el tecno…

ESTOS GERMANOS ESTÁN LOCOS. Las derivaciones más clásicas.

Quizás fuera porque buena parte de los avances técnicos se fueron desarrollando en Alemania, es allí donde la búsqueda de nuevos modos de expresión musical partiendo de los patrones clásicos se lleva a cabo con más fuerza, impregnando esta inquietud por toda la Europa de Este primero, y al resto del continente después. Y como prueba, la carrera de Karlheinz Stockhausen, recientemente fallecido, uno de los más importantes compositores del siglo XX, que se adentró por los caminos de la música concreta y la composición matemática. En fin, un visionario, como lo fueron Kraftwerk, pioneros de la música tecno y precursores de lo que se podría denominar “folclore de la era tecnológica”. Las implicaciones y la influencia que ha tenido Kraftwerk en las generaciones posteriores es inmensa, tanto a nivel musical como conceptual, al poner banda sonora a una época que por fin hizo de la electrónica el motor de su evolución.

SAQUEN AL MONSTRUO DE LA PANTALLA. Fantasía, cine y ciencia ficción.

Fue inevitable que la experimentación electrónica encontrará afinidades con otras formas de arte emergentes propias del siglo XX. Sobre todo con el cine, y los estilos más innovadores dentro del cine, verdadera forma de arte propia de este siglo. Los compositores más experimentales son llamados a poner banda sonora de las películas más arriesgadas, y dentro del espíritu futurista que reina en las décadas de los años 50 y 60, idean los sonidos que acompañan a fábulas de terror o a profecías apocalípticas propias de la Guerra Fría, además de a los clásicos de la ciencia ficción que son llevados a la Gran Pantalla.

¿Y QUÉ PASA CON EL ROCK? La llegada del sintetizador.

A medida que los instrumentos electrónicos se comienzan a fabricar en serie y dejan de ser aparatos pesadísimos, dificilísimos y carísimos, se implementan en cada vez más estilos musicales, democratizando su sonido. Y el rock no es impermeable a este fenómeno, y se apropia principalmente de varios instrumentos (luego llegarían más): en mellotron, el moog y el sintetizador, que suponen toda una revolución conceptual y que, además de acompañar a formas clásicas de composición rockera, sirve para dar a luz a estilos como el Rock Progresivo que nace en los años 70: Pink Floyd, King Crimson, Jethro Tull, Genesis, Emerson, Lake and Palmer, Yes… Una combinación de música clásica, psicodelia y rock que idea sus obras como un todo coherente y no como suma de canciones (de ahí lo de Rock Conceptual) que ha sabido llegar fresco hasta nuestros días pese al nacimiento de otras maneras de entender la música.

VAYA, ESTAMOS TENIENDO UN MAL VIAJE. Música New Age

Paralelamente, influenciados por corrientes de pensamientos propias del post-hippismo, la experimentación psicodélica con drogas, las novelas de ciencia ficción y el miedo al holocausto nuclear, en un momento donde los avances científicos relacionados con la electrónica auguraban un futuro donde nuestros coche volarían, nuestras ropas serían plateadas y la investigación espacial aseguraba los viajes al espacio (¡bendita ingenuidad!), surgen corrientes ambientales y atmosféricas, a medio camino entre el chamanismo futurista y la música de ascensor. La New Age se adueña de la electrónica para crear su propia banda sonora: paisajes y ambientes atmosféricos hechos con las herramientas de la época (ahora arcaicas) que simulan viajes en el tiempo y en el espacio. A su manera, Jean Michel Jarre, Mike Oldfield, Vangelis, Kitaro, Tangerine Dream o, más recientemente Enya, han puesto sus composiciones al servicio de esta concepción de la vida y el mundo, cajón de sastre donde cabían viajes a Marte, la Era de Acuario, los contactados, los Elfos, la unión y la armonía y la esperanza en un mundo mejor. Casi nada, vamos.

¿PERO LA ELECTRÓNICA NO ES PARA LAS DISCOTECAS? La Actualidad.

Parece claro que uno de llcd_sound_systemos mejores acomodos de la electrónica en la actualidad es en la música de baile, en los clubs y las discotecas. Pero eso daría para otro artículo… En la actualidad se sigue investigando con la música y la electrónica, y ésta no para de impregnar los más variados estilos: desde los clásicos “ambient” como Brian Eno a formaciones clásicas que se sirven de la electrónica para experimentar y llenan los festivales de música avanzada. Desde sellos discográficos (WARP) que llevan por bandera la ruptura de las formas establecidas hasta la mezcla con estilos tan clásicos como el jazz: músicos que bucean en los catálogos de las grandes compañías y retuercen composiciones clásicas. El cine se sigue nutriendo de la música electrónica. También hemos asistido a la  revisión de las composiciones clásicas por parte de músicos electrónicos, desde Isao Tomita a Waldo de los Ríos. La tecnología al alcance de todo el mundo permite que la producción musical se democratice y todo el mundo pueda componer y exponer sus obras con una mínima inversión, y esto ha sido uno de los pilares para el desmantelamiento de la industria musical clásica (otros pueden ser las tostadoras de cd’s y  el emule, claro), y nos hace permanecer atentos a las nuevas formas de entender, componer y distribuir la música popular.

Artículo originalmente publicado en ZUM! Guía de Ocio. Marzo de 2008

Anuncios
Posted in: Cultura, Tecnología, ZUM!