JUGUETES ROTOS. Porque las estrellas también lloran.

Posted on 30 octubre 2009

4


amy_winehouseLas imágenes de la cantante británica Amy Winehouse, demacrada, borracha y violenta han dado la vuelta al mundo. Sentimos una extraña atracción por las vidas turbulentas de los ídolos del show business, y este mes damos un paseo por alguna de las más truculentas historias. El frágil equilibrio entre el éxito artístico y el abismo personal, en todo su esplendor. Estrellas que en la cumbre de su carrera, se vieron abocadas a una terrible caída. Entre lo trágico y lo cómico, este es nuestro Top de las estrellas estrelladas.

DIEGO ARMANDO MARADONA.

El ídolo futbolístico por antonomasia, el mejor jugador de la historia, llegó a convertirse en una caricatura de sí mismo por el abuso de cocaína. Su historia está plagada de episodios tragicómicos, desde sus contactos con la mafia en su época de jugador en el Nápoles, hasta la creación de una Iglesia en la que él es Dios, pasando por sus encuentros con Fidel Castro, su divorcio, sus apariciones televisivas, sus episodios cardiacos, su operación de reducción de estómago, sus rehabilitaciones y sus caídas.

BRITNEY SPEARS.

La que antaño fuera musa de adolescentes de todo el mundo, estrella nacida del Club Disney USA, aquella que exhibía su virginidad como la más poderosa de las herramientas de marketing, ha terminado divorciada, alejada de sus dos hijos y con tarjeta de cliente VIP en las mejores clínicas de desintoxicación de Los Ángeles. Tras sus correrías con Paris Milton, trata de recuperar su lugar en la industria con suerte aciaga.

HÉCTOR LAVOE.

hector lavoeSalsero mítico, primera figura de la Legendaria Fania All Stars, encarnó como nadie el tópico de estrella destructiva: rodeado de lujos y excesos, sexo incontrolado, drogas y alcohol… Excesivo, grandilocuente  y voraz  Lavoe terminó sus días demacrado, pobre como una rata, peleado con la comunidad latina en USA, a tortas con su segunda mujer y sus innumerables amantes,  arrastrándose borracho por conciertos humillantes hasta que murió víctima del SIDA. Una vida tan de película que Jennifer López y su marido Marc Anthony ya la han llevado a la gran pantalla.

MICHAEL JACKSON.

De Rey del Pop a Icono Freak, Jackson ha perdido en gran medida el respeto que su carrera musical le había granjeado. Con una sexualidad ambigua que le ha llevado al banquillo del juzgado con acusaciones por pedofilia, los acuerdos extrajudiciales y las indemnizaciones a sus presuntas víctimas le han dejado en una bancarrota de la que no logra reponerse. Además, una vida de lujo extravagante, escándalos con sus hijos

WHITNEY HOUSTON.

Desde que se casó con Bobby Brown su vida no levantó cabeza. La Novia Negra de América perdió el equilibrio merced a las palizas que recibía de su marido, que además la introdujo en el consumo de drogas. Adicta al crack, anoréxica y víctima del Síndrome de Diógenes (que la lleva a acumular compulsivamente toneladas de basura), sus apariciones públicas dieron la luz de alarma. Parece que ahora levanta cabeza, pero ya nada volverá a ser lo mismo para ella.

MARILYN MONROE

Elevada a la categoría de mito sexual del Siglo XX, dueña de una belleza insuperable y actriz más que decente, Marilyn volvió loco a todo el mundo que la rodeaba en un plató de rodaje: ausencias, retrasos e incumplimientos le dieron fama de estrella insoportable. Varios maridos, romances sonados con algunos de los hombres más poderosos del planeta, su adicción a los tranquilizantes y una frágil salud dieron como resultado una muerte prematura que la convirtió en un icono, para siempre joven y bella.

MARCO PANTANI

Las ansias del deportista por alcanzar el éxito le hicieron recurrir a sustancias dopantes para paliar sus carencias. Pantani era el número dos, un escalador de categoría, pero nunca sería el número uno si no recurría a la química, porque la contrarreloj se le resistía. Lo hizo, y llegó a ganar Giro de Italia y Tour de Francia en 1998. Pero lo pillaron y fue desposeído de sus triunfos. No pudo soportar tanta humillación y ya no levantó cabeza. Fue encontrado en una habitación de hotel muerto años más tarde, con altas dosis de cocaína y medicamentos en sangre.

MARIO CONDE

Mario Conde fue el espejo en el que todos se querían mirar durante buena parte de los años 80. Joven banquero de éxito, con acceso a los más influyentes círculos de poder del país, a la realeza y a la política, su caída fue tan estrepitosa que todos los que hacían cola para subir a su yate en Mallorca y asistir a sus fiestas enseguida le retiraron el saludo. Acabó en la cárcel y ha tratado de volver al ruedo público con esperpénticas apariciones televisivas o concurriendo a las elecciones. Nada ha funcionado.

LA LUPE

Guadalupe Victoria Yolí Raymond, gran dama de la canción cubana, fue toda una estrella en los años 60 merced a su portentosa voz y a la teatralidad de sus interpretaciones, siempre al borde del drama. Diversos avatares la sumieron en la más absoluta miseria: la enfermedad mental de uno de sus maridos, la santería cubana, la rivalidad con Celia Cruz (La Lupe era inmensamente más popular que ella al principio) y una vida de lujo y exceso dieron con una diva en la indigencia, viviendo de la caridad hasta su muerte en 1992.

RICK JAMES

Leyenda del Funk en los años 70, ha sido más conocido en estos lares por sus múltiples problemas con la justicia y su adicción a la cocaína. Numerosos asaltos a mujeres dieron con sus huesos en la cárcel, y en 1991 mantuvo presa, con la que era por entonces su pareja, a una chica de 24 años, a la que ataron durante seis días y forzaron a mantener relaciones sexuales, además de quemarle las piernas y el abdomen con una pipa de crack, todo ello mientras consumían cantidades ingentes de droga.  Tras dos años en prisión, no volvió a la normalidad y murió en 2004.

MIKE TYSON

El Boxeador norteamericano, “Kid Dynamite” fue toda una leyenda a principios de los 90. Duro como una roca, alcanzó los mayores éxitos en la categoría de los pesos pesados. La vida de lujo, los excesos y su divorcio de la actriz Robin Givens lo sumieron en una espiral de excesos que terminaron con el juicio por violación a la miss Desiree Washington, por el que dio con sus huesos en prisión durante seis años. Después de aquello, su carrera se desvaneció, pese a sus intentos de volver al ring y su renovada rivalidad con Holifield. Antes de su retirada definitiva en 2003, aún pasó otro año en la cárcel por asaltar a dos motoristas.

ELVIS PRESLEY

De El Rey del Rock guardamos una imagen que sino es limpia, al menos es simpática, de su última época en Las  Vegas, con sus vistosos trajes blancos de amplias solapas y su voz profunda que enamoraba a sus fans, que como él ya iban envejeciendo. Pero la realidad en ese momento era bien distinta: hinchado y gordo, adicto a los tranquilizantes y a la comida, y de alguna manera alejado ya de la cordura, su retiro en Nevada no era sino el único refugio que le quedaba a quien-lo-había –tenido-Todo, y el preludio del amargo final que se le avecinaba con una muerte en extrañas circunstancias que terminaba con el juguete roto y daba comienzo al mito.

Artículo publicado originalmente en ZUM! Guía de Ocio. Enero de 2008.

Anuncios
Posted in: Cultura, ZUM!